CUIDADO DE LA PIEL EN ESCALADOR@S

CUIDADO DE LA PIEL EN ESCALADOR@S

¿Qué escalador@ no ha sentido esa sensación de ardor en sus yemas? Ese dolor que te obliga a hacer un esfuerzo superior para poder seguir escalando.

En este artículo queremos recomendaros una serie de productos que os ayudarán a cuidar vuestra piel y a calmar el temido dolor de yemas.

 

-Ajo:

La alicina, que es un componente activo del ajo, tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas.

El ajo nos ayuda a reducir la hinchazón y la inflamación de nuestras yemas, optimiza la circulación sanguínea y dota a nuestra piel de una gran cantidad de nutrientes.

El ajo es un potente antioxidante por lo que ayuda a la piel y los tejidos a regenerarse y a mantenerse jóvenes.

Después de una intensa sesión de escalada corta un diente de ajo y pásalo por tus yemas, el dolor reducirá prácticamente al instante.

Puedes repetir el procedimiento antes de una sesión de escalada y si tus yemas están muy irritadas, al aplicar el ajo se creará una pequeña película protectora que te ayudará a seguir escalando y reducirá la sensación de dolor.

-Agua caliente/templada:

¿Te has despertado alguna vez en mitad de la noche por el dolor que sientes en las yemas?  ¿y alguna vez has notado que a medida que vas escalando te duelen menos las yemas de los dedos?

Puedes revivir este efecto de manera sencilla: abre el grifo y deja correr agua caliente o templada, moja tus dedos hasta que estén templados y verás que el dolor va mitigándose; el efecto es similar a cuando empiezas a escalar estando frí@, vas calentado y a su vez van disminuyendo los dolores.

-Hidratación / beber agua: Hay que beber al menos dos litros de agua diarios para mantener activa la movilización de toxinas y la correcta humedad de la piel, de esta manera mantendremos su elasticidad.

-Tintura de benjuí:

Se trata de una resina extraída de un árbol originario del Sudeste Asiático, es un extracto hidroalcohólico que posee propiedades cicatrizantes entre otras; además tiene una acción calmante e hidratante y actúa como protector cutáneo creando una película sobre tus yemas.

Endurece temporalmente la piel de tus dedos permitiéndote seguir escalando en los momentos más difíciles.

-Tela de cebolla o membrana de huevo para heridas:

Esa pequeña telita que se encuentra entre las capas de la cebolla o bajo la cáscara del huevo puede ayudarte a curar tus heridas.

La cebolla tiene actividad microbiana y es un antiséptico natural, también te ayudará a calmar el dolor y a reducir el riesgo de infección, lo que favorece una buena cicatrización.

La membrana del huevo también tiene este tipo de propiedades y su finalidad es similar a la de la cebolla.

-Limarse las durezas:

Después de tus sesiones de escalada es recomendable limarse las durezas y callos para evitar que se te abran.

Cuando un callo se abre es conveniente recortar la piel levantada y los pliegues que puedan quedar alrededor de la herida para que no se haga más grande.

-Aplicarse cremas específicas:

Existen multitud de cremas con ingredientes calmantes y regenerantes que ayudan a la recuperación y a mantener tus manos en condiciones óptimas para tus mejores pegues.

 

Realiza pruebas en pequeñas zonas de tu piel para comprobar que no despiertas ninguna reacción alérgica antes de utilizar cualquier producto y encuentra el remedio que mejor se adapte a ti… ¡y a seguir apretando!

No Comments

Post A Comment